¿La alianza ganadora?
Por Isael Petronio Cantú Nájera

La hegemonía del PRI en Veracruz es indiscutible: domina todos los poderes que integran el gobierno: ejecutivo, legislativo y judicial. Así la división de poderes que es el primer control para evitar la dictadura o monarquías simuladas (recordando un poco la idea de Vargas Llosa) en Veracruz no existe; todos y cada uno de los servidores públicos del Poder Legislativo y Judicial se someten de buen grado o vendiendo su consciencia al gobernador en turno.

En el ámbito de la sociedad civil, la población aunque suele militar en diversos partidos, por lo común en medio de las campañas, acostumbra también vender su voto al mejor postor y cuando no es así, los viejos mecanismos de coerción y de fraude electoral cumplen la función de hacer posible el triunfo del PRI; cuando se recurre a las instancias legales del poder judicial en las áreas electorales, es común que los jueces se inclinen por despreciar pruebas y testimonios del recurrente fraude y terminan por desechar la queja interpuesta. Así, el PRI, controlando, hegemonizando, creando una cultura del fraude, de corrupción e incluso de “valemadrismo” ante el significado profundo de la legalidad y vivir en un Estado de Derecho, logra “ganar” la mayoría de las elecciones, tanto a nivel estatal como    municipal y distrital.

A pesar de que se escucha entre una buena parte de la población que el PRI gana mediante el fraude y la compra de votos, no existe un movimiento social cohesionado, que en fuertes agitaciones postelectorales someta a crisis al sistema y logre tumbar al gobierno… este, se despliega en una serie de mecanismos de “compensación” comprando voluntades en lideres de “oposición” corruptos y en una serie de políticas públicas de transferencia financieras hacia los más desprotegidos que logran un efecto tal y como lo logró Nerón con su política de “Pan y Circo”.

Es cierto que la diversidad de la sociedad mexicana ha roto los viejos esquemas partidarios y que se presentan de mejor modo las candidaturas ciudadanas y que el número de partidos políticos se ha multiplicado, sin embargo, la política priista de cooptación y compra de voluntades corruptas ha creado una cruel simulación de la democracia y de la diversidad.

No es raro ver candidatos “independientes” impulsados por el PRI que inician campañas para dividir el escaso voto de oposición, de partidos políticos paleros que con el mismo fin, desgarran la escasa unidad de los grupos que quieren construir otro modelo de gobierno.

De hecho en toda campaña electoral hay dos frentes que buscan estratégicamente crear “alianzas” para derrotar a su enemigo: las alianzas del PRI, puesto en el centro del espectro político, que dados los recursos financieros y político administrativos, resultan más fáciles de construir y las de la oposición, cuya desventaja financiera, administrativa y cultural lo expone siempre a la precariedad.

En Veracruz el PRI ha sumado fuerzas corporativas de viejo cuño dentro de los sectores sindicales, campesinos y obrero patronales, incluso en los populares, donde se despliegan programas, tanto estatales, municipales y federal donde “algo” se le da a la gente: desde la mísera despensa de alimentos hasta plazas administrativas en las distintas secretarias del gobierno, pasando por permisos, concesiones, contratos y todo mecanismo que le sume votos o por lo menos: no lo hagan en contra de él.

Ante ese escenario, dos fuerzas ideológicamente adversarias, contrarias, ubicadas en la derecha y en la izquierda, han abandonado sus principios políticos y éticos con el fin estratégico de intentar derrotar al PRI.

Por lo menos, en el PRD, partido que conozco desde adentro, su máximo órgano de dirección: el “Consejo Estatal”, en su momento aprobó una “Amplia Alianza Ciudadana” para enfrentar al partido hegemónico y construir un nuevo gobierno democrático con una ciudadanía participativa, justiciero y plenamente respetuoso del Estado de Derecho. Dicha alianza debería estar privilegiada con la “sociedad civil”, es decir, con los movimientos  sociales de maestros, jubilados, familiares de desaparecidos y trata de personas, víctimas del narcotráfico, periodistas, mujeres, jóvenes, grupos indígenas, en síntesis: de todo movimiento o persona, que han sufrido los embates del mal gobierno priista; y en última instancia con partidos políticos diversos, incluido el PAN. En ese sentido, también la dirección nacional del PRD se pronunció, ante la falta de real competencia electoral en el país y los mecanismos ilegales del PRI para mantenerse en el poder.

En Veracruz no se ha respetado el acuerdo del Consejo Estatal ni del nacional, porque lejos de priorizar la alianza con la sociedad civil, se privilegió la alianza con Miguel Ángel Yunes Linares, prominente priistas y ex secretario de gobierno en el sexenio de Patricio Chirinos Calero, quien ante la pérdida de la candidatura a la gubernatura frente a Fidel Herrera Beltrán decide, con todo y su familia: ser un converso y volverse panista; actualmente es diputado federal por ese partido.

La deriva de Yunes desde el PRI hasta el PAN no es igual que la que hizo el ingeniero Cárdenas del PRI al PRD; mientras el primero ha recorrido ese camino con las misma herramientas que cualquier priista utiliza para hacerse del poder, el ingeniero Cárdenas utilizó un programa democrático y su prestigio ético y moral para construir el PRD y seguir bregando en la construcción de un nuevo gobierno, diferente al PAN y al PRI.

En el seno del propio PAN las inconformidades por el poder que Yunes tiene dentro de ese partido no son menores, los panistas originarios, siguen viendo con malos ojos el arribo del priista a la cúpula estatal del PAN y su asalto a la candidatura de la gubernatura; saben que entre la forma de hacer política de Yunes y la plataforma del PAN hay un tramo insalvable en el campo de la honestidad, la congruencia y el ideario político.

En el campo de las izquierdas, particularmente en la dirección fragmentada del PRD estatal en Veracruz se vive:  la mezquindad y la ruindad reina. Traicionando los resolutivos del Consejo Estatal y Nacional, el grupo en el poder está montando la candidatura de Yunes a contrapelo de la base del partido, pero sobre todo, de los miles de simpatizantes que no ven con buenos ojos una alianza con su adversario político.

Al PRD lo obliga su “línea política” aprobada en el último Congreso Nacional, en cuanto a la formación de un “Amplio Frente Político” para lograr tres objetivos estratégicos: Terminar con el modelo económico neoliberal, impedir la regresión hacia el régimen autoritario, y lograr la construcción de un Estado social, democrático y de derecho, tal y como lo señala el numeral 3 de dicho documento.

El numeral 4 de la línea política, obliga al PRD y sus direcciones a que toda política de alianzas sea “transparente, de manera pública y de cara a la ciudadanía y en torno a programas y plataformas que impliquen cambios democráticos”, estableciendo además el grado de corresponsabilidad del partido en esas alianzas una vez que se integren los gobiernos.

El numeral 5 de documento, señala claramente que las “alianzas políticas, electorales y coincidencias parlamentarias” deber ser orientadas principalmente hacia “otros partidos de izquierda, hacia las múltiples organizaciones sociales, civiles y, especialmente, hacia todas y todos los ciudadanos que comparten una identidad democrática, libertaria, progresista e igualitaria” fomentando de esa manera el programa del Partido y de la izquierda en México y dice de manera enfática: “Reafirmamos que en la perspectiva actual de nuestro Partido y en las de sus dirigentes nacionales, no existe propósito alguno de establecer alianzas electorales de carácter general ni con el Partido Acción Nacional ni con el Partido Revolucionario Institucional.”

El numeral 6 de la línea política del PRD, por consiguiente señala que la “excepcionalmente” y para fines específicos habrá alianzas más “amplias y más allá de la Izquierda” pero “en ninguna ocasión con el PRI”; así, sigue diciendo el texto: “Nuestras alianzas electorales sólo podrán establecerse, a partir de que estén sostenidas en agendas legislativas y programas de gobierno que prioricen el interés superior del país y de la gente; que tengan carácter social, democrático y progresista, que sean de conocimiento público y que, invariablemente, sean avaladas por la dirección nacional del partido.”

Queda claro, que el PRD, mira estratégicamente la necesidad de aliarse con fuerzas de izquierda de la sociedad civil para derrotar al PRI y que el extremo es llegar a unirse con el PAN para dicho propósito, y que ese extremo debe ser cuidado sobremanera: priorizando el interés superior del país, de la gente; además que se base en un programa eminentemente de carácter social, democrático y progresista, de conocimiento público y que en última instancia, lo avale la dirección nacional.

Es justamente en el objetivo ético-político donde la alianza en Veracruz, entre la dirección del PRD y Miguel Ángel Yunes Linares, está violando la “línea política del PRD” y traicionando a sus militantes y a la ciudadanía que se identifica con la izquierda y la democracia; pero además, de manera trágica, labrando su propia derrota al construir una alianza: a contraespaldas del movimiento democrático veracruzano.

Esta alianza tipo “frankestein” es contranatura de toda alianza estratégica en el campo de la lucha política electoral; pues dado el control del PRI de la estructura administrativa y de los estamentos sociales vía mecanismos clientelares o coercitivos, aquella, cree que puede hacer lo mismo que el PRI para “comprar” los votos ciudadanos suficientes para derrotarlos. Una estrategia así, solo consigue llenar más de estiércol el cochinero que se quiere limpiar.

El ciudadano que quiere derrotar al PRI y aspira a un nuevo gobierno, no votará por un Yunes que ofresca más de lo mismo, para eso están sus primos: tanto Héctor como José Yunes que son los candidatos del PRI… y éstos lo saben, saben que hay un tercio de electores que les da igual por quien votar, por consiguiente, simplemente impulsarán que se vote en la misma dirección de siempre; así, el voto duro del PRI y el de los electores que les da “igual”, resulta suficiente para ganar por una mayoría dentro de las minorías.

Finalmente, a las élites del PAN y del PRD que impulsan la alianza “PRD-Miguel Ángel Yunes Linares” no les interesa mucho ganar las elecciones a gobernador, les interesa ganar algunos cargos de diputados vía plurinominal, donde puedan seguir medrando del erario público; eso sí, venden la alianza a los bobos como una estrategia “ganadora”, cuando dejarán que se desinfle a la mitad del camino y reinicien las negociaciones para cargos administrativos de cualquier tipo.

Por su parte, la otra izquierda, MORENA, y los movimientos sociales veracruzanos, estarán sin tanto aspaviento sumando votos a nuevos candidatos o tal vez viejos, que arriesguen propuestas que ataquen de frente las carencias de los gobiernos del PRI y propongan audaces soluciones en materia de corrupción, de seguridad pública, de empleo, de igualdad sustantiva entre los géneros y demás derechos sociales de los grupos marginados del estado.

Luego vendrá el infierno y el vituperio, cuando se acusen mutuamente de su “derrota anunciada” y se descubra como el propio gobierno “le dio” dinero a sus agentes, tanto dentro del PAN como del PRD, para larvar y torpedear la alianza friki.

Queda poco tiempo para ponerle remedio al fracaso y ese remedio está en dejar las candidaturas a la sociedad civil, a los maestros disidentes, a los pensionados recién golpeados, a las cámaras empresariales, a los grupos de ecologistas, a los movimientos por la igualdad sustantiva, a los indígenas… todavía hay tiempo… veremos si gana la necedad o la ambición política de las cúpulas.

Por mi parte, votaré por todo candidato ciudadano que proponga un proyecto de gobierno fundamentalmente social, democrático y de derecho y que además demuestre que es consecuente y acepte la revocación del mandato sino cumple con el mismo.

Publicada en facebook: NV Noticias

n v radio SIGUENOS EN TU CELULAR
Y TAMBIEN ESCUCHANOS EN
arriba
-o0o-

 

 

 

 


Mentirosos, corruptos y delincuentes
Por Isael Petronio Cantú Nájera

El Informe País sobre la Calidad de la Ciudadanía en México, hecho por el INE y el Colegio de México, es contundente en cuanto a señalar que la mayoría de los mexicanos no creemos en el sistema de justicia que existe en el país.

El informe señala que la prolongada cultura negociadora del sistema corporativo y clientelar terminó por permear profundamente el ser del mexicano, la gran mayoría ve bien que se: pacte, se ceda, se negocie, se incluya y se repartan espacios de poder, incluidos por supuesto, todo tipo de plazas o empleos dentro del gobierno, creando redes clientelares y estructuras corporativas que impiden la organización colectiva de la sociedad para que establezca parámetros de un cambio cultural y la conformación de un verdadero contexto ciudadano.

Es obvio que el simple cumplimiento de los requisitos constitucionales para ser ciudadano no bastan para crear una cultura realmente democrática y una ciudadanía convencida de respetar y hacer respetar el Estado de Derecho.

Así, el informe nos dice que el 66% de la gente considera que la ley se respeta poco o nada; el 61% de quienes fueron víctimas de algún ilícito penal ni siquiera denunciaron los hechos. Del 66% que dijo que la ley no se respeta, el 63% argumentó que no sirve de nada; un 52% señaló que desconfía de las autoridades, 40% por malas experiencias con autoridades, 34% por la lentitud de la justicia, 32% por flojera y 22% porque ni siquiera sabe a dónde acudir.

Con esos datos, se explica que entre la normatividad jurídica y las prácticas políticas reales, exista una cultura de permisividad, de aceptación, de discrecionalidad y complicidad entre gobernantes y gobernados; es decir, la existencia de un ciudadano que ejerce sus derechos positivamente y cumple con sus obligaciones, son la minoría en le país.

En ese ambiente de masas adocenadas y alienadas mediante el clientelismo de políticas públicas populistas, medra y se reproduce el poder del grupo hegemónico en el país, identificado plenamente con el Partido Revolucionario Institucional, los poderes económicos que se hermanan con él, y todos las organizaciones que tienen fuertes “correas de trasmisión” con el grupo político.

El caso más dramático lo es sin duda, los grupos autollamados de izquierda o de oposición, cuyo lenguaje, también alimentado por el populismo, lejos de contribuir a un debate racional, crítico y revolucionario sobre la delicada situación que vive el Estado mexicano, solamente vienen a meter ruido y confundir la escasa consciencia de las masas, retardando el surgimiento de una ciudadanía realmente proactiva, exigente de la rendición de cuentas de los gobernantes y creadora de alternativas democráticas.

En ese contesto, de una cultura proclive a la ilegalidad y a la chapuza, es que el grupo de expertos de la OEA, ha señalado, que las investigaciones ministeriales que hizo la Procuraduría General de República, comandada por Jesús Murillo Karam, simplemente es inconsistente, en palabras llanas, no son una verdad y por consiguiente: Murillo Karam, aceptó la mentira como verdad y de paso le mintió al pueblo de México.

Por supuesto, dentro del imperio de la corrupción, Murillo Karam, no será llamado a declarar, porque simplemente pertenece al grupo en el poder. Tampoco los peritos que amañaron la investigación, ni mucho menos al exgobernador que estaba obligado a proteger a los estudiantes de Ayotzinapa desde las recomendaciones del CNDH que había hecho cuatro años atrás en el expediente: CNDH/1/2011/1/VG, donde textualmente le recomendaba: TERCERA. Gire su instrucciones a quien corresponda para que con la participación de los estudiantes de la referida Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, se implemente un programa que garantice la seguridad de esa institución educativa y salvaguarde la integridad de su personal, enviando a este Organismo Nacional las constancias que acrediten su cumplimiento.

Instituciones “desdentadas” incapaces de hacer cumplir su recomendaciones, requieren de una revisión de fondo que las dote de facultades para sancionar a los funcionarios corruptos.

Finalmente, pillados en su trampa, tanto Peña Nieto como su empleada Arely Gómez, lejos de aceptar los resolutivos de los investigadores internacionales, decidieron prolongar una vez más el proceso; diciendo que mandarán hacer un nuevo peritaje, ¿Con quien, con sus achichincles? Ya sabemos que los nuevos peritos serán puestos a modo, no para descubrir la verdad científica de los hechos, sino para refutar el peritaje que los inculpa; tal y como ha funcionado ese órgano federal desde siempre, basta recordar al inefable Chapa Vesanilla y su experta La Paca, sacando una osamenta “sembrada” para darle credibilidad a su portentosa mentira o el montaje hecho para televisa por el caso de CassezFlorence o de la captura del propio Chapo. Televisa y sus periodistas chacales, se nutren de los restos que deja la corrupción dentro del gobierno y la difunden como una “verdad histórica”.

Lo que tenemos que desmontar, no solamente dentro de los gobiernos, sean del partido que sean, sino en toda la sociedad, es esa cultura de tolerancia a la tranza que corrompe el Estado de Derecho. Cierto, los gobernantes son más culpables que los ciudadanos, pero nosotros los ciudadanos al dejar pasar los actos de corrupción de manera omisa contribuimos a que enraíce más profundamente y lo peor: se reproduzca en nuestros hijos y nietos.

Es cuestión de educación, pero más de indignación, miremos como los guatemaltecos han derribado a un presidente corrupto y se aprestan a elegir otro, al que muchas voces le están advirtiendo, que no le darán un cheque en blanco ¡Hagamos lo mismo, indignémonos y quitemos a los gobernantes corruptos, y construyamos un nuevo gobierno democrático, de ciudadanía participativa y auténticamente respetuoso del Estado de Derecho!

¡Vayamos el día del grito de independencia vestidos de Blanco y con moño negro, exijámosle al gobierno que rinda cuentas y pidamos la renuncia de todo mal gobernante, sino un día, nuestros hijos e hijas, padres o madres, hermanos o hermanas, amigos o amigas, serán desaparecidos de la faz de la tierra, porque así lo quisimos desde la apatía de nuestro corazón!

Publicada en facebook: NV Noticias

n v radio SIGUENOS EN TU CELULAR
Y TAMBIEN ESCUCHANOS EN
arriba
-o0o-

 

 

 

 


A exigir la rendición de cuentas de todos los políticos…
Por Isael Petronio Cantú Nájera

Ha terminado el proceso electoral, el próximo miércoles se harán los conteos distrito por distrito y casi voto por voto. La nueva Ley electoral, le puso como condición a todos los partido, que tendrían que obtener mínimo el 3% de la votación para mantener su registro; parece ser que el Partido del Trabajo y el Partido Humanista, por no alcanzar dicho porcentaje: perderán su registro, es decir, el propio electorado está poniendo en su lugar a cada instituto político.

Hasta el conteo del 93% de las catas, según el PREP, se tenía una participación del 47% de los electores que están en la lista nominal. Menos de la mitad de los ciudadanos y ciudadanas acudieron a votar, por lo que el próximo congreso federal, tendrá en su haber, un claro problema de legitimidad y de falta de consensos. Todos los candidatos ganadores, no ganan por mayoría real, sino por la minoría mayor.

Aún así, el PRI se mantiene como primera fuerza, por abajo de un tercio, seguido del PAN, PRD y Morena que por un poco más, quita al PRD el lugar.

No hay grandes cambios programáticos e ideológicos en los flancos del PAN y del PRI que corren del centro hacia la derecha; si los hay en el campo de la izquierda, la cual, desde la simpleza del discurso de ricos contra pobres hasta la complejidad de ciudadanía participativa versus ciudadanía clientelar, se disputan tramo a tramo la intención del voto y aquí, Morena aparece como un claro ganador frente a un PRD que ha perdido el impulso y declina en medio de la corrupción y el abandono de la lucha social.

Es tiempo de que todos los partidos le rindan cuentas a la ciudadanía, no solamente en la forma en que se gastaron los recursos públicos, sino también en la forma en que su vida interna reproduce la cultura democrática. Los partidos políticos deberían ser nuestros mejores referentes sobre el modelo organizativo que queremos de un gobierno; es decir, tanto en la manera como se organizan y el manejo que hacen de los recursos públicos que se les entrega, con el fin de saber si son eficientes, eficaces y si manejan honestamente el dinero. Resultará obvio que si la dirigencia política de un partido es manirrota y además se “roba” el dinero del partido; cuando acceda al poder… seguirá haciendo lo mismo.

También, resulta necesario conocer a fondo a los nuevos diputados federales, pues no todos están formados en la ideología de los partidos que los postularon, una buen parte de ellos, han brincado (se les dice chapulines) de un partido a otro y de una organización a otra, de tal suerte que no se sabe a ciencia cierta cual es su verdadero ideario político… los partidos creen que ganan con esos candidatos, pero en realidad se vacían de militancia.

En el ambiente político nacional tres temas son relevantes: el desempleo, la corrupción y la inseguridad; temas que el actual congreso mostró su total incapacidad para afrontarlo y si bien la “guerra” contra el narco logró capturas espectaculares de algunos capos, el problema continúa lacerando al país; el desempleo mantuvo sus indicadores alimentando dos fenómenos adyacentes: migración hacia los Estados Unidos y semillero para las organizaciones criminales que se nutren del ejército de desempleados. Mientras la guerra desangra al país y el desempleo lo hace criminal, la corrupción se pasea como una gran dama cortejada por casi todos… hasta el mundo del futbol se ha visto tocada por la huesuda mano de la corrupción.

La peor manifestación de la corrupción se encuentra en el Poder Judicial al permitir la impunidad. Miles de expedientes sin resolverse y un tráfico de influencias y dinero que corrompe la voluntad de quienes deberían dictar severas sentencias a los criminales y hacerles pagar la ofensa a la sociedad. Al haber impunidad, el temor reverencial que se debe tener a la justicia se pierde y el cinismo criminal se reproduce sin cortapisas.

Los nuevos ricos entre los políticos, los que se han robado el dinero del erario, pueden seguir medrando y con ese mismo dinero, seguir su jugosa carrera de políticos en los subsiguientes comicios… nadie les pide cuentas, no hay poder judicial que los detenga, porque juntos crean el ambiente de corrupción que lesiona el Estado de Derecho.

Solo queda una esperanza: que la ciudadanía se empodere y en la acción cotidiana enderece sus denuncias, reclamos y exigencias para que ambos poderes, Judicial y Legislativo, cumplan con su función de atemperar los excesos del poder Ejecutivo y a la vez se “autocontengan”. Esa ciudadanía debe “controlar” a los políticos, desde el voto de castigo pasando por las contralorías sociales hasta llegar a la revocación del mandato de los servidores públicos corruptos.

Un solo ejemplo de que el voto ciudadano controla lo corrupto, es el siguiente: en el distrito X de Xalapa, Veracruz, el PRI puso como su candidata a la expresidenta municipal Elizabeth Morales, cuya gestión municipal estuvo llena de irregularidades administrativas, denuncias públicas de desvío de recursos, autoritarismo pero además, de manera muy escandalosa de relaciones amorosas lésbicas (que se respetan en el ámbito de la diversidad sexual) que ella misma se encargó de hacerlas “escandalosas”, por cierto en una de las sociedades medio tolerantes a las preferencias sexuales minoritarias. Después, se impuso dentro del PRI, como candidata a diputada utilizando todo los mecanismos corruptos habidos y por haber… nunca pensó en la capacidad ciudadana para recordar su mala administración y su abuso del poder, pensó que bastaba con comprar “voluntades” y regalar, del dinero mal habido que posee, despensas, gorras, bolsas y ya. El día de la elección Elizabeth Morales fue castigada por los ciudadanos y ciudadanas al votar por el candidato de MORENA. Este candidato no era de los más conocidos, de hecho, como en muchos lugares, este partido llenó los requisitos y apostó al capital electoral de su dirigente nacional Andrés Manuel López Obrador, beneficiado por ello, más un “auténtico voto de castigo” contra la candidata del PRI le dio el triunfo. El actual diputado del PRD por el mismo distrito Uriel Flores Aguayo, en su momento también se benefició de ese voto ciudadano que castiga y controla a los malos políticos, en aquel entonces, el derrotado y controlado fue Reynaldo Pérez Escobar, cuyos excesos al frente de la administración municipal fueron también memorables.

La democracia nunca será el simple hecho de votar, solamente es el inicio que conforma, de manera delegativa, el poder. La democracia debe ser una cultura ciudadana, donde el pueblo participa activamente de toda política pública y controla a los políticos para que hagan un uso eficiente y eficaz de los recursos públicos, incluido el poder de represión o de exclusión.

Estos controles conocidos como verticales, horizontales, transversales y societales, deben estar vivos y actuantes, de lo contrario la vida política se corrompe. El control vertical por antonomasia que son las elecciones, donde se premia y se castiga a los políticos, en el caso de Xalapa y contra Elizabeth Morales ha dado resultados al castigarla con su voto; pero otros controles de tipo horizontal son inútiles, tales como las instituciones “seudoautónomas” como el IVAI, el Orfis, la Comisión Estatal de Derechos Humanos, creadas para el control dentro de la administración, si hubiesen funcionado, Elizabeth Morales, estaría sometida a proceso por desvío de recursos y nunca hubiese sido candidata, pero todas esas instituciones dirigidas por connotados priistas y adláteres, simplemente la encubrieron, y pensaron que la ciudadanía seguiría siendo “tonta” y que la podrían engañar; por su parte, los mecanismos transversales y societales, tales como organizaciones civiles, medios de comunicación, ONG`s y otros, iniciaron su “enjuiciamiento” a la mala servidora pública, generando una corriente de opinión que dio resultados el siete de enero; si tuvieran más poder y un nivel mayor de organización, dichos organismos habrían iniciado la “revocación del mandato” de Morales a medio período de su administración evitando mayor daño al erario y al municipio; pero estos controles tranversales y societales aún son débiles y requieren consolidarse y madurar, para realmente controlar a los políticos.

Si ya votamos es necesario no ir a dormir el sueño de los justos, por el contrario, necesitamos estar más despiertos y actuantes para evitar que nuestro representante corrompa el poder que le hemos delegado a través de nuestro voto. ¡Exijámosle cuentas y esas cuentas deben de ser de un buen gobierno a favor del pueblo y la ciudadanía!

Publicada en facebook: NV Noticias

n v radio SIGUENOS EN TU CELULAR
Y TAMBIEN ESCUCHANOS EN
arriba
-o0o-

 

 

 

 


EL POPULISMO GENERADOR DEL AUTORITARISMO Por Isael Petronio Cantú Nájera

Apelar a la “voluntad popular” o erigirse como representante de la misma, ha sido durante siglos el origen de las más feroces dictaduras y en muy pocas veces, de procesos transicionales hacia sistemas democráticos con una sólida participación ciudadana.

El populismo se nutre de la ignorancia del pueblo y exacerba sus mitos y creencias, lo que permite juntar una fuerza descomunal que arrasa todo lo que se le ponga enfrente como el “enemigo” identificado.

Apelar al pueblo, como poder soberano, no requiere de un elaborado discurso, sino de un discurso demagógico que ofrezca “Pan y Circo”; las masas al saciar su hambre y su fuerzas lúdicas se ponen a dormir hasta que de nuevo el hambre y el deseo las despierta. Pensemos en Nerón o en Hitler que elaboraron discursos gloriosos sobre el futuro del pueblo, mientras les tiraban el pan al piso y los divertían de manera grotesca: primero asesinando cristianos en los circos romanos y luego en los hornos crematorios de la Alemania nazi.

En nuestro país, respetando tiempos y espacios, nuestros políticos, ya sean representantes del ejecutivo, del judicial o del legislativo, en menor medida, pero con la misma técnica, apelan al populismo para acrecentar su poder, mientras adormecen y manipulan a las masas con “Pan y Circo”; nunca las educan, simplemente exaltan sus miedos producto de la ignorancia; porque saben, que la educación libera al hombre.

Por supuesto, como en todo fenómeno físico o social, existen posiciones, fuerzas, diferencias que dialécticamente nutren los fenómenos: contra el populismo se levanta la democracia participativa.

La democracia participativa, reconoce las insuficiencias de las masas y por ello, se construye en el aprendizaje y la participación activa de todos los ciudadanos; desmontando así los mitos, los tabúes y creando un conocimiento colectivo que permite un debate racional y propuestas de solución de los conflictos; no medra, ni negocia los problemas: los resuelve.

Por el contrario, en el populismo, el “único” conocimiento es el del líder, el cual, sus corifeos se encargan de repetirlo mil veces para que se construya como una “verdad” para las masas alienadas. Goebbels, el secretario de propaganda de Hitler descubrió que si el aparato del Estado o del Partido, utiliza toda la maquinaria propagandística para decir mil veces una mentira, ésta terminaba convirtiéndose en una verdad.

Los Estados modernos, les resulta ahora más fácil, teniendo los medios de comunicación de masas y las nuevas tecnologías informáticas de la comunicación a su favor, de crear “realidades” alternas.

Frente a los mecanismos de “control” por parte del “aparato” o de los líderes demagogos y corruptos, se presentan corrientes “ciudadanas” que también luchan en el campo de la “información”, ya sea utilizando las “redes sociales” o los clásicos medios de comunicación contrarrestando el discurso hegemónico que sólo alude al poder autoritario: para él, las masas no piensan, se controlan y se domestican.

Un campo fértil para todo tipo de manipulación es el de la ecología. El capitalismo financiero de las últimas décadas que creció bajo la ideología de que a mayor desarrollo, mayor igualdad económica entre la población, sólo vino a demostrar que éste se concentra más en unas cuantas manos y se lanza a la pobreza a la gran mayoría de la gente. El desarrollo se volvió un desarrollismo rapaz y ecocida que expuso toda la vulnerabilidad de la especie humana ante fenómenos meteorológicos descomunales. El calentamiento global es el resultado de la producción industrial humana de gases de tipo invernadero. Los focos rojos están prendidos, y metafóricamente el Reloj del Apocalipsis, que desde 1947, los científicos atómicos de la Universidad de Chicago, tiene prendido y que marca el fin del mundo, no se ha detenido y mucho menos retrasado, su última corrección hecha el 19 de enero del 2015, se corrió de cinco minutos para la medianoche a sólo “tres minutos” para el “Juicio Final”

A pesar de esa desesperanzadora visión del mundo, hay otra más luminosa que tiene que ver con un mundo organizado bajo un desarrollo sustentable, la igualdad de los géneros y el fortalecimiento de las ciudadanías; deshaciéndose del Estado como feroz Leviatán que disciplina coercitivamente al hombre y construyendo sociedades democráticas altamente participativas.

Mientras eso sucede, la apuesta está en seguir educando a la población en su conjunto para consolidar una ciudadanía que tiene derechos y también obligaciones para con los demás; destruyendo mitos e ignorancia, rompiendo liderazgos autoritarios, demagógicos y propensos a la corrupción.

Montado en un discurso “ecologista” el Partido Verde y muchos líderes de izquierdas y de derechas, azuzan a la gente, sin dar una respuesta de “cómo” resolver nuestros graves problemas económicos de desarrollo. Sobretodo, porque desde la época de López Portillo, se abandonó el desarrollo equilibrado de la ciudad y del campo, y se privilegió una economía petrolizada debido a grandes reservas petroleras que por ese entonces existían. Ya sabemos que las reservas se están agotando y que el consumo de energías “sucias” destruyen más el medio ambiente.

Por eso, la demagogia ecologista, ahora se “lanza” contra todo, porque sabe que la semilla del “terror” está sembrada y puede dar frutos, no para un desarrollo sostenible, sino para su riqueza personal. ¿Alguien sabe a cuantos millones de pesos asciende la fortuna del niño verde, dueño del partido Verde Ecologista? ¿Alguien sabe cuanto ganan las familias de los líderes ecologistas que medran del miedo de la gente?, pocos lo saben, pero deberían también transparentar la forma en que se vuelven diputados, senadores, sus conflictos de interese, los miembros de sus familias acomodados en el “aparato burocrático”, las plazas de maestros obtenidas o concesiones de placas de taxis o de lo que sea que han negociado a la espalda de las masas que dicen representar y con esa información sabremos si son honestos y realmente les interesan los derechos humanos en materia de ecología o es un “negocio más”.

Un tema que cruza la república es el uso de energías limpias o por lo menos no tan contaminantes, pero que además, económicamente sean factibles de utilizar masivamente. Por lo tanto, para este ejercicio descartemos la energía solar, la eólica, la cinética de las mareas y la de “fusión” nuclear, no la de “fisión”, la fusión ocurre en las estrellas y se le comprende como una energía limpia, pero difícilmente de lograr con la tecnología actual.

A nivel realmente masivo y comercial, la energía que se utilizan en los procesos industriales siguen siendo la que se obtiene de los derivados del petróleo, la que se produce en las hidroeléctricas  y el uso del gas natural.

Comento lo del gas “natural”, que es el tema que más me ha llamado la atención por la polarización de actitudes creadas en el ambiente ecologista y donde se dice todo, acrecentando el terror, menos para tomar una respuesta racional y objetiva al problema.

Dejo en claro que el uso de todo tipo de substancia o proceso que genere energía, sino se le usa de manera responsable, resulta un peligro para la seguridad de las personas; luego entonces, tenemos que constituir una serie de normas, de medidas, que hagan su uso lo más seguro posible. Por ejemplo si hablamos de felinos, no tratará igual a un gatito que a un León, cada cosa exigirá ciertas medidas de protección para que no nos hagan daño.

Por ello cuando hablamos de gases, necesitamos si no queremos vivir en la ignorancia y dejar que otros nos engañen, los demagogos ecologistas por ejemplo, que gases son desde el complejo aire que respiramos hasta los gases de mostaza que se han utilizado como armas mortíferas en las guerras. Reduciendo el ejercicio a los gases comunes que utilizamos para generar energía, lo común es que utilicemos el Gas Líquido de Petróleo o simplemente “LP” o el gas natural. Ambos son incoloros, no tienen olor y hacen combustión, de la cual, al producir calor, se utiliza para todo proceso productivo, casero o industrial, que requiere de esa energía calorífica.

PEMEX, nuestra empresa petrolera y experta en la materia, nos dice de que está compuesto el gas natural y el LP, estas son las direcciones electrónicas para leerlas y aprender más: http://www.gas.pemex.com/NR/rdonlyres/1D3E1128-E8A5-4CD1-B04C-DBC7CEFC0592/0/msdsgasnatural_02.pdf que señala las cualidades del gas natural; y la siguiente del gas LP: http://www.gas.pemex.com/NR/rdonlyres/D3D851A9-FDE6-4F68-8FD1-3CC6E50163E4/0/HojaSeguridadGasLP_v2007.pdf

Por lo tanto le suplico que lea la información y que nadie abuse de su ignorancia; además, es necesario saber que para muchos procesos industriales existen “normas oficiales mexicanas” hechas por expertos y aprobadas para garantizar su uso con el mayor nivel de seguridad posible.

Para la construcción de gasoductos existe varias normas oficiales y una de ellas y la más importante es la NOM-007-SECRE-2010, cuya dirección es http://www.cre.gob.mx/documento/1970.pdf , en la cual, si usted la lee, podrá darse cuenta que tiene todas las medidas de seguridad para construir los ductos que transportan gases, brindando, perdón por la redundancia, la máxima seguridad a la población usuaria.

Cuando los demagogos ecologistas, denuncian que los “gasoductos” son bombas de tiempo y no le dicen a la gente que tipo de gas se transporta ni que leyes regulan la construcción de ductos, lo hacen para abusar de la ignorancia de la gente, hacerla que se manifieste y “negociar” el movimiento.

Lo correcto y democráticamente posible es organizarse en un comité o contraloría ciudadana; exigir inmediatamente toda la información del proyecto, aprenderse las normas oficiales mexicanas que regulan el proceso y hacer que se cumplan a cabalidad, evitando con ello que se manipule la real preocupación de la gente o se impida irracionalmente un proceso de desarrollo que utilice de mejor manera energías limpias.

Un dato que aprenderá con las normas es que el Gas Natural que produce la naturales y que está compuesto hasta en un 95% de metano, es más ligero que el aire, por lo que tiende a flotar y dispersarse en la atmósfera, mientras que el gas LP, que está compuesto hasta en un 80% de butano y propano y se extrae del petróleo, pesa más que el aire,  por lo que se va al piso y forma nubes de vapor más explosivas. Esa diferencia específica hace que uno y otro tengan medidas de seguridad diferentes y que sus riesgos son también diferentes.

Esto no lo dicen los ecologistas, porque saben que si la ciudadanía lo aprende se les acaba el negocio del terror de imágenes “ecocidas”; no dudo ni tantito, que estos “líderes” cuando vayan a Estados Unidos o a Europa de paseo con los recursos negociados de las movilizaciones, prendan en esos lugares estufas o calentadores que utilizan ¡Gas natural!

Por esto, resulta grave, que los políticos de toda laya recurran al populismo, saquen firmas engañando a la gente y generen miedos que no tienen razón.

En este momento crítico del desarrollo planetario, necesitamos usar cada vez más energías limpias, y una de ellas es el “Gas Natural” y la energía eléctrica generada por el uso racional y responsable del agua, en la hidroeléctricas de “cortina baja” como se están haciendo en otros países.

Finalmente el desarrollo sustentable y respetuoso del medio ambiente es más fácil lograrlo con una democracia participativa y responsable que con las presiones de líderes mesiánicos, corruptos y demagogos que exacerban la ignorancia y los miedos de las masas y las llevan al enfrentamiento irresponsablemente; por lo tanto el dilema no es: gasoducto si o gasoducto no: El dilema a resolver es: cómo construir los gasoductos con los más altos estándares nacionales e internacionales de seguridad y utilizar la energía que producen para el mayor bien común en medio de un desarrollo sostenible. ¡Hic Rodhus, hic salta!

Publicada en facebook: NV Noticias

n v radio SIGUENOS EN TU CELULAR
Y TAMBIEN ESCUCHANOS EN
arriba
-o0o-
ERES EL VISITANTE NUMERO
contador de visitas

Los comentarios aquí presentados, representan exclusivamente la idea del invitado y no la opinión de .:: NV Noticias ::. quien sólo da la oportunidad a todos los mexicanos de expresar sus comentarios de acuerdo a los Art. 6º y 7º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.